jueves, 15 de octubre de 2009

Ni lidera, ni deja liderar

Vaya descanso que me he tomado de seis meses; vuelvo con fuerzas, descansado y más follonero que nunca (para aquellos politicuchos que se sienten molestados). No puedo resistirme a opinar sobre el capítulo del PP- Gurtel, Caso Gurtel, Bigotes-Gurtel o como quieran llamarlo; se acepta variedad.

Quién le iba a decir a Mariano allá en sus tiempos de gran protagonismo en Valencia (y de no irse cuando debió irse) que iba a tener que soportar toda la tormenta política que está soportando en Valencia, con Costas, Camps, Bigotes, relojes por aquí, coches por allá...etc. Y es curioso ver cómo el lugar donde eligió Mariano autoimponerse en su partido al estilo soviético evitando cualquier candidatura alternativa que le hiciera frente, ahora se convierte en el lugar que le va a quitar el sueño más de una noche y provocarle más de un disgusto político bastante serio.

Sin embargo, la gran desventaja con la que cuenta este PP adormecido y Mariano el líder de nada, es que en España existe una izquierda muy movilizada y mala, y en 2012 aún estaremos oyendo hablar del caso Gurtel, ya que este capítulo servirá como un argumento sólido y eficaz para la izquierda para contrarrestar los ataques del PP en términos de la crisis económica y el paro. Las esperanzas de que el PP pueda conseguir ganar las elecciones del 12 se van desvaneciendo poco a poco porque la izquierda está compuesta por auténticos profesionales del marketing y que son capaces de dar la vuelta a la situación política actual en tan sólo quince días de campaña electoral.

Lo peor de todo esto es que el verdadero mentiroso del PP no es Francisco Camps, sino el propio Mariano Rajoy, que delante de las cámaras y comparencias públicas en televisión pretende hacernos creer como inbéciles que el partido está unido y que Camps tiene su confianza plena, cuando es todo lo contrario; el partido está quebrantado por todos lados y a ser posible Mariano no quiere volver a pisar Valencia salvo para dar un mitin con un nuevo presidente del PPCV. Lo que si que es realmente una verguenza es que el presidente nacional del PP haya tardado el tiempo que ha tardado en comparecer públicamente para contarnos un cuento inexistente.

Lo dicho, ni lidera, ni deja liderar; lo que te podrías haber ahorrado Mariano...apechuga que es lo que tienes que hacer.

No hay comentarios: